¿Es necesaria la humidificación de inmersión o de burbuja en la terapia de oxígeno de bajo flujo?

La oxigenoterapia es una medida terapéutica habitual que se utiliza para prevenir y tratar la hipoxia mediante la administración de oxígeno a concentraciones mayores de las que se encuentra en el aire ambiente.  Los humidificadores (los de burbuja son los más utilizados) se utilizan con el fin de facilitar el acondicionamiento de la mucosa nasal al flujo de oxígeno, evitando la sequedad. No obstante, ¿Son realmente eficaces en la terapia de oxígeno de bajo flujo?

Primero hay que aclarar que los sistemas de bajo flujo proporcionan un aporte extra al volumen inspirado del aire ambiente, aumentando la concentración de oxígeno que el paciente inspira. Entre los sistemas de bajo flujo se encuentran: La cánula o gafas nasales, la máscara simple y la máscara de reinhalación parcial (máscara con reservorio).

Una revisión sistemática (que evaluaba 4 estudios) realizada por Servicio de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del País Vasco (OSTEBA) concluyó que:

  • En cuanto a la sequedad nasal: Los resultados obtenidos no eran concluyentes. 2 estudios no encontraron diferencias significativas entre los pacientes que recibieron humidificación y los que no, uno de los estudios si encontró diferencias significativas tanto en pacientes con enfermedad pulmonar como en personas sanas y el otro encontró diferencias significativas solo durante los primeros días de administración de oxígeno que se definieron como clínicamente no relevantes.
  • En cuanto a la sequedad de garganta, los tres estudios que la evaluaron coincidieron en que no había diferencias significativas entre ambos grupos.
  • Tampoco hubo diferencias significativas entre ambos grupos en el resto de las medidas evaluadas, como dolor de cabeza, molestias en el pecho, sangrado nasal…

Por tanto, no es necesario administrar humidificación de forma sistemática a los pacientes en terapia con oxígeno de bajo flujo de corta duración (menos de 3 días). La revisión si apuntaba, sin embargo que se debe valorar de modo individual a los pacientes en base a su propensión a la sequedad y hemorragia nasal y así prescribir humidificación en casos individuales.

BE CURIOUS!

REFERENCIAS:

1.- Villanueva G, Bayón JC. Evaluación del sistema de humidificación de burbuja en la terapia de oxigeno de bajo flujo. Revisión sistemática y analisis de costes. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Servicio de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del País Vasco, informes de Evaluación de Tecnologías Sanitarias: OSTEBA. 2013. Disponible en: http://www.osakidetza.euskadi.eus/contenidos/informacion/2014_osteba_publicacion/es_def/adjuntos/humidificacion_burbuja.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s